martes, 25 de octubre de 2011

Compartir...

...no hay más que decir.

El mundo sería tan distinto si las cosas las resolvieramos con los ojos y el corazón de un niño.